Blasco Joyeros

Información

A más quilates… ¿mejor anillo?

Si un anillo pesa más… ¿quiere decir que es mejor? ¿Es mejor un anillo de 0,50 frente a uno de 0,30, por ejemplo?

Cuando venís a Blasco Joyero buscando solitarios de pedida, os mostramos diamantes de diferentes pesos. Pero, ¡cuidado!… que tenga más quilates no es, necesariamente, un indicador de “mejor anillo”.

A la hora de escoger un “anillazo” o buen diamante, debes de tener en cuenta las 4 C’s o cualidades que lo hacen una gema con una calidad excepcional. En inglés:

  • CUT (corte o talla)
  • CLARITY (pureza)
  • COLOR (color)
  • CARAT (peso)
Solitario con diamantes en brazo (engaste en carril) de Blasco Joyero

El peso es un valor muy importante, sí… pero también lo son su talla, color y su pureza. Estas cuatro cualidades en su conjunto conforman, digamos, su “DNI” o huella dactilar. Vayamos una a una:

  1. La más importante de las cuatro es la TALLA. Es decir, la forma en la que las distintas facetas o caras de la gema interactúan o juegan con la luz. Queda definida en base a tres variables clave: su simetría, la proporción y el pulido.

¿Por qué es tan relevante la talla? Porque si un diamante no se talla bien, lucirá un aspecto apagado indeseado (aun teniendo un alto grado de color y claridad). En el caso contrario, la piedra refractará la luz con un mayor brillo y resplandor resultando mucho más atractiva y llamativa, generando lo que se conoce como una gran dispersión.

Y aquí soltamos la bomba: es la talla lo que determina la auténtica calidad y nivel de brillo de un diamante. Si comparamos dos gemas con el mismo color, peso y claridad… sólo la talla puede convertirla en una joya única y destacarla por encima del resto. Como mencionamos antes, existen tres factores determinantes:

  • La precisión de la talla: relación ángulos-tamaño entre las distintas partes de la gema.
  • La simetría: la precisión en la que se alinean y cruzan las diversas facetas del diamante.
  • Pulido: acabado exterior, los detalles y posición de las formas de estas facetas.

Cuando en Blasco Joyero leas en las características de nuestros diamantes “Triple Excellent”, quiere decir que ha sacado matrícula de honor en cada una de estas premisas. Existen múltiples tipos de tallas: brillante, princesa, escalonada, mixta… ¡Os lo contaremos todo con más de-talle en el próximo post!

2. En segundo lugar, la CLARIDAD que mide la pureza y singularidad de la piedra. Se dice que un diamante está limpio o libre de imperfecciones si, bajo una ampliación de 10 aumentos, no se logra distinguir ninguna inclusión en su interior o cualquier mancha en su exterior.

¿Cómo reconocer si están “limpios” o no? Si llevan estas siglas como apellidos, quiere decir lo siguiente:

FL: libres de imperfecciones.

IF: libres de imperfecciones internas.

VVS: tienen inclusiones muy, muy sutiles.

VS: tienen inclusiones muy sutiles.

SI: inclusiones sutiles.

I: son imperfectos.

Por lo tanto, ¿cómo de importante resulta la claridad de un diamante? Si la gema posee un grado bajo de claridad, viene a decir que presenta múltiples inclusiones o imperfecciones, afectando y perjudicando directamente al brillo. ¿Por qué? Porque estas inclusiones dificultan esa refracción y retorno de la luz, la famosa dispersión. Por lo tanto, ¿conclusión?: cuanto más baja la claridad, más oscuro u opaco parecerá el diamante.

Tresillo de oro blanco de 18 K y diamantes de Blasco Joyero

3. La segunda cualidad más importante es el COLOR, ya que afecta directamente al aspecto de la piedra. Por naturaleza, la mayoría tienden hacia un tono amarillento. Por lo que, cuanto más “incoloros”, más excepcionales. Los estándares para calificar el color asignan una letra (desde la D a la Z) al diamante, significando lo siguiente:

  • D-E: Blanco Excepcional.
  • F-G: Blanco Extra.
  • H: Blanco.
  • I-J: Blanco ligero color.
  • K-L: Ligero color.
  • M-2: Color.
(* CIBJO - IDC)

4. PESO en quilates. Primero de todo: ¿qué es un quilate? Se trata de una unidad de medida utilizada en joyería que denota el peso del diamante. Pero, ¡OJO! no su tamaño.

Dependiendo de la talla del diamante (redonda brillante, princesa, pera, ovalada… etcétera), su peso en quilates puede variar considerablemente. Como aclaramos al comienzo del post: el peso en quilates – de forma aislada no determina el valor de un diamante. Es más, el precio de dos diamantes del mismo peso puede variar más en función de otras características o rasgos más definitorios como el color y la talla.

Esperamos haber resuelto todas vuestras dudas, pero, si aún te queda alguna más para nosotros, no dudes en hacérnoslas llegar a nuestro email comunicacion@blascojoyero.com o a través de nuestro Instagram @blascojoyero. También puedes hacernos una visita en C/Barítono Marcos Redondo, 3 (Murcia)… ¡Estaremos encantados de asesorarte en todo lo que necesites!

Abrir chat