Blasco Joyeros

Información

Un solitario para dos

anillos pedida, anillos de compromiso, joyeria, joyeria en urcia, blasco joyero, diamantes,

En la actualidad, el anillo ‘solitario‘ se ha convertido en la promesa de matrimonio más popular. Esta joya sencilla se compone de un aro de metal, generalmente, de oro blanco o amarillo y con una piedra preciosa incrustada como, por ejemplo, el diamante, rubí, esmeralda o zafiro.

Remontándonos al siglo XV, el diamante era reconocido como símbolo de fidelidad conyugal debido a su alta resistencia al fuego y acero. En cierta ocasión, la novelista británica, Nancy Mitford, comparó la magia del diamante con un filtro amoroso: “El diamante posee unos curiosos atributos psicológicos para la mentalidad femenina, por muy sencilla que ésta sea”.

Anillos para novia disponibles en Blasco Joyero

Por cierto, dato curioso: ¿sabes por qué el anillo de compromiso nos lo colocamos en el cuarto dedo? De nuevo hay que remontarse unos cuantos siglos atrás. En el XVII, las sortijas solían llevarse… ¡en el pulgar! Aunque durante la ceremonia se utilizaba el dedo anular. Esta tradición se explica con el sacerdote oficiante del ritual cristiano, quien tocaba con el anillo tres dedos de la mano izquierda aludiendo al “Padre, Hijo y Espíritu Santo” y terminaba con el anillo en el cuarto dedo. Sin embargo, una leyenda más romántica afirma que la vena que parte del anular va directamente al corazón, lugar donde anida el amor.

Al inicio del siglo XVIII, ninguna otra piedra preciosa poseía el carisma del diamante, por lo que éste se convirtió en el cómplice favorito de la mujer en sociedad. Tal y como escuchamos de boca de Marilyn Monroe una vez: “Los diamantes son los mejores amigos de una mujer”.

Anillo orla de diamantes de Blasco Joyero.

A la irrupción de la revolución industrial, los diamantes se cotizaban cada vez más. De pronto, la aspiracional distinción e idealizada clase social a la que refería simbólicamente esta gema, se democratizó y se extendió a un sector de la población más amplio. Cada vez eran más las jóvenes que se decantaban por esta piedra preciosa para su sortija de compromiso. De hecho, fue en este momento cuando se estableció que la novia pudiera llevar o esperar dos anillos: uno de compromiso con una piedra preciosa engastada, y el actual anillo fino de oro o alianza de boda.

En el siglo XX, el platino fue aceptado de forma universal por su brillante blancura inoxidable, su durabilidad y su resistencia, recibiendo el título de “metal del Cielo”. Gracias a este revolucionario metal noble se redujo el engaste de la sortija de forma espectacular y el diseño se centró más en la piedra. Así, el propio diamante constituía todo el simbolismo necesario y se convirtió en la cumbre de la moda.

Cualesquiera que sean los cambios e incesantes movimientos que se produzcan en la moda del sector de la joyería, la sortija de compromiso con diamantes sigue siendo, indiscutiblemente, la prueba y sello de amor más deseado.

Fuente: (1985). El Poder del Amor: seis siglos de sortijas de compromiso con diamantes.

Abrir chat