Blasco Joyeros

Información

Así limpiaba, así, así…

PULIR, LIMPIAR, BLASCO JOYERO, JOYERIA, MURCIA

Se acabó lo bueno, lo que se daba, el veranito… ¡oh, no! Toca cambiar las hamacas de playa y los refrescos en el chiringuito, por la silla de oficina y el café de máquina. Volvemos a la carga con fuerza y con ganas de renovarnos un poquito nosotros también, ¿cierto? Toca una limpieza tanto por dentro, como por fuera.

Si recordáis un artículo que publicamos hace unas semanas, “Joyas de vacaciones”, os compartimos una lista de consejos para cuidar y mantener vuestras joyas en las mejores condiciones posibles durante el verano. Las gemas también sufren los estragos de un sol abrasador, la sal de la playa, el cloro de las piscinas o el sudor, por lo que, a la vuelta de las vacaciones no es mala idea llevarlas a vuestro joyero y taller de confianza para restaurarlas, limpiarlas y dejarlas como nuevas.

Taller Blasco Joyero
  • En primer lugar, hay piezas que resultan mucho más fáciles de limpiar en casa como, por ejemplo, la plata. Para ello, basta con frotar con suavidad para recuperar el brillo. Existen productos específicos para eliminar en profundidad esa capa negruzca o amarillenta pero, ¡importante!, sin piedras preciosas o grabados (el líquido podría perjudicarlos gravemente). Como último paso, toca aclarar con agua y secar con un paño de microfibra.
  • En el caso de las piezas de oro amarillo – sin piedras preciosas – basta con un baño de agua tibia y un poco de jabón. En el caso de llevar gemas, recomendamos llevarlas a tu taller de confianza, ya que limpiar tus joyas con un cepillito podría dañarlas e incluso provocar su desprendimiento.

Para joyas tanto de oro amarillo y oro blanco con gemas – o, únicamente, de oro blanco – aconsejamos encarecidamente acudir a un taller especializado. A veces, manipular inadecuadamente una gargantilla o pulsera, puede provocar una rotura de cierre o eslabón. Además, con el paso del tiempo, uso y manipulación, el oro blanco va a ir perdiendo su brillo y belleza natural de un modo inevitable. Por tanto, requerirá de la aplicación y recubrimiento de un rodio especial para corregir y devolver ese brillo tan espectacular que buscamos en una joya.

En cualquier caso, si queremos que nuestras joyas se queden como nuevas, precisarán de ser lijadas y pulidas para quitar arañazos como paso previo a la limpieza (en el caso del oro amarillo) y, en el caso del oro blanco, a la fase final del rodio. Es muy importante el tipo de rodio empleado, pues no todos valen lo mismo, ni tienen la misma dureza, aspecto y/o durabilidad.

Anillo tipo tresillo de oro blanco y diamantes de Blasco Joyero

En Blasco Joyero empleamos rodios de origen alemán de los más avanzados del mercado y de la más alta calidad en cuanto a brillo y durabilidad. Aun con eso, debemos hacer un apunte importante: ningún rodio es eterno, ya que con el tiempo tienden a perder su brillo. Sin embargo, los más económicos lo perderán mucho más rápido y de un modo más acusado.

Somos expertos en traer de vuelta a la vida a cualquier joya y dejarla como el primer día. En nuestras instalaciones contamos con nuestro propio taller para poder brindaros un servicio exquisito y veloz. ¡Te esperamos en C/Barítono Marcos Redondo, 3 (Murcia)!

Abrir chat